Las 10 cosas que solo entiendes si no te gusta la cerveza

La cerveza es el oro líquido, es maravillosa cerveza por la que todos los grupos de jóvenes salen cada tarde a la plaza de su ciudad a tomar litros y litros. Lo peor que puede pasarte es que no te guste.

chica bebiendo cerveza
Si eres de esos que odian la cerveza porque no soportan el sabor que tiene, aquí te traemos las 10 cosas que solo entiendes si no te gusta la cerveza:
1- Cuando estás en una cervecería lo único que haces es beber rápido y sin saborear la cerveza para que se acabe antes. El resultado es tu borrachera precoz.

2- Cuando dices que la cerveza no es de tu agrado o dices simplemente que no te gusta, se desata la ira de todo el mundo preguntando, `¿Cómo no va a gustarte? ` Y tú piensas, pues igual que a ti no te gusta otra cosita, hija.

3- Tus resacas son peores que las de tus amigos ya que acabas poniéndote hasta el culo de cerveza por no saborearla. Pero oye, cuando llevas 6 ya te gusta.

4- Cuando van a una cervecería nueva te obligan a probar todas las cervezas nuevas que van saliendo y tu la acabas probando. Pero no se dan cuenta que lo que no te gusta no es la marca de una determinada cerveza, ¡Sino la cerveza en sí!

5- Todo el mundo se empeña en que te guste y te dicen que cuantas más tomes, más te gustará.

6- En ocasiones, en vez de tomar cervezas, has seguido el ritmo de tus amigos con copas en vez de tercios, y has acabado fatal.

7- Has seguido su ritmo de cervezas bebiendo copas y has acabado muy perjudicada

8- Alguna vez has llorado porque no te gusta la cerveza, ¡Eres diferente! Todos tus amigos crees que eres rara por ello y a veces te acaba molestando.

9- Cuando os toca beber tú te gastas más del doble de dinero que ellos, ya que en Benimaclet, en Valencia, las cervezas les cuesta 1’50€ y a ti una copa ¡10! Vaya chollo.

10- En la mayoría de ocasiones te las pides para que te dejen en paz y no estén preguntando todo el rato si quieres cerveza o dejas de quererla.

Amigos cerveceros, dejen en paz a aquellas personas que nos les guste ese zumo de alcohol apestoso, ellos son felices bebiendo sangría y más si se la hacen casera en Valencia. Un lujo que no sabéis saborear porque la cerveza os ha amargado las papilas gustativas. Piensas ¿Cómo puede gustarle esa bebida amarga tan rara? Y es que, en realidad tú no eres la rara.

Leave a Reply